Noticias y anuncios

 

El largometraje ‘Tres Mentiras’, dirigido por Ana Murugarren, fue rodado en Bilbao y cuenta entre sus extras con varios de nuestros vecinos, como Ixone Bergado en el papel de Arantxa, hija de una de las protagonistas.
“Ixone destacó por su ternura y, a pesar de su timidez, ante la cámara se soltó enseguida”, recuerda la directora. Delante del objetivo tuvo que cantar y jugar, “las canciones ya me las sabía de escucharlas en casa”, dice Ixone que recibió la ayuda del resto de actrices; “era el juguete de todas”, comenta Ana. Se rodó en verano, “pero estaba ambientada en Navidad y llevaba chaquetas de lana, así que lo pasó mal por el calor”. Pero no se quejaba, ni el día que tuvo que salir de la piscina porque la necesitaban para grabar ni cuando repetían las escenas para escoger el mejor plano. Sus padres agradecen la atención recibida, “una chica de producción jugaba con ella y le traía golosinas”, comenta Mari Carmen Santamaría, la madre. Ixone no fue la única en ponerse ante las cámaras, su ama, su aita, Urtzi Bergado, y su hermano Ekain salen en el filme. Junto a ellos otros vecinos, como Sonia Reyero y Unai Hidalgo, también participan.

La película
“Violeta no se muestra sensible, está cabreada”. Así califica Murugarren la reacción de la actriz principal que con 40 años se entera de que fue un bebé robado. Lejos de hundirse, comienza su propia investigación. “Su ansia no es de venganza, ni de crítica, ella sólo quiere saber”. Y a pesar de la dureza del argumento, la directora le ha dado toques de humor, “la película está hecha para que la gente disfrute”. Grabada en Bilbao, parte de una historia real, “en Colón de Larreategi existió un piso donde acudían jóvenes embarazadas que, tras dar a luz, dejaban sus bebés para ser vendidos a otras parejas” y es que “siempre hay alguien débil y alguien dispuesto a aprovecharse”.