Noticias y anuncios

 
El Ayuntamiento de Derio, a través de la concejalía de Obras y Servicios, comenzó ayer las obras de calmado del tráfico para aumentar la seguridad vial en la calle Uribe. Se trata de la primera de las tres actuaciones que tiene previstas acometer el consistorio en el marco del Proyecto de Tranquilización de Tráfico de Derio que se extiende a tres zonas del municipio y en las que se actuará por separado: en la calle Uribe, en la calle Ganbe y en la calle Larrabarri.

“Con esta actuación damos inicio a una serie de mejoras que contribuirán a tranquilizar el tráfico en varios viales urbanos, sobre todo los situados en las nuevas calles recientemente construidas en los desarrollos urbanísticos del norte del municipio, aumentando de esta forma la seguridad de los peatones. Esta semana hemos comenzado con las obras de la calle Uribe y en los próximos meses, haremos lo propio en Ganbe y Larrabarri”, afirma Esther Apraiz, alcaldesa de Derio.

El Ayuntamiento de Derio destinará un total de 96.795,45 (IVA incluído) para llevar a cabo las obras de la calle Uribe que se alargarán durante las próximas 6 semanas. En los casos de Ganbe y Larrabarri, las cifras ascienden hasta los 21.691,03 euros (IVA incluido) y 11.170,61 euros (IVA incluido) de inversión respectivamente. El principal objetivo del Consistorio derioztarra es bajar la velocidad de circulación de 50 km/h a 30 km/h, ya que cuando se circula a 50 km/hora el campo visual se enfoca hacia un punto distante y estrecho, ignorando lo que sucede en su entorno urbano inmediato. Por el contrario, si se circula a 30 km/hora el campo visual sí tiene en cuenta lo que sucede en los laterales. 

Lo que se pretende con las actuaciones es transformar la percepción del automovilista, mediante estrechamientos de calzada (bien señalizados e iluminados) y reducciones obligatorias de velocidad. Para el calmado de la velocidad en distintos puntos de Derio como las calles Ganbe, Larrabarri y Uribe, se utilizarán elementos como chicanes, pasos sobreelevados y bandas reductoras. Más concretamente, en la calle Uribe se crearán tres estrechamientos de calzada mediante islas en el centro de la calzada, planteando un carril de 2,6 m en su punto más estrecho, en la actualidad la calle dispone de carriles de 3,5m de circulación. Se implantarán tres isletas, dos con 20 metros de longitud y la tercera de 30 metros.

Con estos anchos estrictos, los cruzamientos de vehículos se producen a muy baja velocidad de circulación. En los cruces de esta calle con Betorrene Kalea y Goikoetxe Kalea se diseñará la intersección con el pavimento de aglomerado impreso elevado.